sábado, 29 de marzo de 2014





Desde la cuenta de Facebook de Rodrigo Avila

Los mensajes, películas, shows y libros de Dante Gebel son todos autobiográficos. En ellos se incluye una mínima cantidad de pasajes bíblicos fuera de contexto y esto según él le da el derecho a decir que predica el evangelio. En todo lo que produce, él es el héroe de la historia. Siempre hay una foto suya, sus propios pensamientos, visiones, sueños, ambiciones y proyectos.

Pero eso no es predicar el evangelio si no predicarse a uno mismo y sobre esto Pablo le dijo a los Corintios:

“Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús” (2 Cor. 4:5).

Ahora, a Gebel no le ha bastado todo su material ególatra y centrado en sí mismo sino que ahora decidió hacer un comic. Como es de esperar, en la historia él es el héroe, todos los que lo critican son religiosos y él es el joven audaz, ingenioso, moderno y visionario.

La historia en sí misma es una burda copia de una escena de la película “Patch Adams.” No hay nada de creativo ni original en ella. No es de ninguna edificación para el pueblo de Dios y no es de ningún interés para el mundo ya que los no creyentes esperan al menos algo que sea innovador.

Pero las verdaderas ovejas de Cristo escuchan y conocen la voz de su amoroso Pastor y le siguen. La voz de Jesús debe escucharse desde la boca de fieles predicadores que no hablan de sí mismos sino de la persona y obra de Cristo en la cruz por pecadores. Predicar es llamar a los pecadores a arrepentirse y a creer en el evangelio. Es abrir la Biblia y predicar lo que está allí y no insertarnos a nosotros mismos como protagonistas.

Me temo que la inmensa mayoría de los seguidores de Gebel son falsos cristianos que no han entendido que engañadores como Gebel “no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Rom. 16:18).

Sinceramente, ¿A qué verdadero cristiano le interesaría escuchar una y otra vez sobre todo lo que hace, piensa y cree Gebel?

Las palabras finales de Pablo a la iglesia en Éfeso vienen a mi mente ya que estas calzan perfectamente con esta situación. Pablo advirtió que falsos maestros no producirían seguidores de Cristo sino de ellos mismos. Pablo dijo: “Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas (torcidas o distorsionadas) para arrastrar a los discípulos tras ellos” (Hechos 20:29-31).

Que Dios tenga misericordia de las almas engañadas.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10152276966825236&set=a.10152276966680236.1073742006.26069165235&type=1&theater

0 comentarios:

Publicar un comentario