martes, 4 de marzo de 2014


Cualquier pastor literal encargado de la alimentación y de liderar un rebaño de corderos se pensaría como estar loco si considera a los lobos como mascotas potenciales a ser domesticados y mezclarse en el redil. Supongamos que él buscara activamente y tratara de hacerse amigo de lobos jóvenes, suponiendo que podría enseñarles a mezclarse con sus ovejas –insistiendo en contra de todos los sabios consejos que su experimento podría tener éxito, y si lo hizo, que los lobos adquirirán mansedumbre de las ovejas y la oveja aprenderá cosas beneficiosas de los lobos. Tal pastor sería peor que inútil, él mismo planteará un peligro extremo para el rebaño...


Leer completo en "EVANGELIO SEGÚN JESUCRISTO"

0 comentarios:

Publicar un comentario