viernes, 21 de febrero de 2014



Nosotros creemos que los reglamentos del Antiguo Testamento que gobiernan las observancias del día de reposo son aspectos ceremoniales, no morales. Como tal, no están en vigor, pero han pasado junto con el sistema sacrificial, el sacerdocio Levítico, y otros aspectos de la ley de Moisés que prefiguraron a Cristo. Las siguientes son razones por las cuales tomamos esta posición:

1. En Colosenses 2:16-17, Pablo explícitamente se refiere al día de reposo como una sombra de Cristo, que no se mantiene, desde que la substancia (Cristo) vino. Claramente se refiere al día de reposo en esos versículos. La frase “día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo” se refiere a los días santos anuales, mensuales y semanales de un calendario Judío (cp. 1 Crónicas 23:31; 2 Crónicas 2:4; 31:3; Ezequiel 45:17; Oseas 2:11). ¿Si Pablo se refería a fechas especiales ceremoniales de descanso en este pasaje, por qué usaría la palabra “reposo”? Él ya había mencionado las fechas ceremoniales cuando habló de los festivales y las lunas nuevas.

2. El día de reposo era una señal para Israel del pacto Mosaico (Éxodo 31:16-17; Ezequiel 20:12; Nehemías 9:14). Ahora que estamos bajo el Nuevo Pacto (Hebreos 8), ya no es requisito observar la señal del Pacto Mosaico.

3. El Nuevo Testamento nunca manda a los cristianos a observar el día de reposo.

4. En nuestra única vista al servicio de adoración de la primera iglesia en el Nuevo Testamento, la iglesia se reúne el primer día de la semana (Hechos 20:7).

5. En ningún lado en el Antiguo Testamento las naciones gentiles son mandadas a observar el día de reposo ni son condenados por fallar en hacerlo. Esto es extraño si las observancias del día de reposo tenían que haber sido un principio moral eterno.

6. No hay evidencia en la Biblia de alguna persona que haya cuidado el día de reposo antes del tiempo de Moisés, ni hay mandamientos en la Biblia de cuidar el día de reposo antes de haberse dado la ley en el Monte de Sinaí.

7. Cuando los apóstoles se reunieron en el concilio de Jerusalén (Hechos 15), no impusieron que los creyentes gentiles cuidaran el día de reposo.

8. El apóstol Pablo les advirtió a los gentiles de muchos pecados en sus epístolas, pero no cumplir el día de reposo no fue uno de ellos.

9. En Gálatas 4:10-11, Pablo reprendió a los Gálatas por pensar que Dios esperaba que ellos observaran los días especiales (incluyendo el día de reposo).

10. En Romanos 14:5, Pablo prohibió a aquellos que observaban el día de reposo (aquellos eran sin duda creyentes judíos) a condenar a aquellos que no lo observaban (creyentes gentiles).

11. Los padres de la primera iglesia, de Ignacio a Agustín, enseñaron que el día de reposo en el Antiguo Testamento había sido abolido y que el primer día de la semana (domingo) era el día cuando los cristianos se deberían reunir para alabar (contrario al clamor de muchos que observan el séptimo día de reposo, y que la adoración en domingo no fue instituida hasta el siglo cuatro).

12. El domingo no ha reemplazado el sábado como el día de reposo. Sino que, el día del Señor es un tiempo cuando los creyentes se reúnen para conmemorar Su resurrección, que ocurre el primer día de la semana. Todos los días para el creyente es un día de reposo, ya que hemos cesado de nuestra labor espiritual y estamos descansando en la salvación del Señor (Hebreos 4:9-11).

Entonces mientras que todavía seguimos el patrón de designar un día de la semana para que el pueblo del Señor se reúna para alabar, no nos referimos al él como el “día de reposo”.


Desde la página web de "GRACIA A VOSOTROS"

1 comentarios:

  1. Bendiciones en el Poderoso Nombre de Jesús. Muchas gracias.

    ResponderEliminar