martes, 4 de febrero de 2014



EN LOS PRIMEROS AÑOS LOS CRISTIANOS ERAN LLEVADOS AL CIRCO PARA MORIR POR SU FE, EN LOS ÚLTIMOS, EL CIRCO ES LLEVADO A LOS CRISTIANOS PARA MATARLES LA FE... 

“Llegará un día en que en lugar de pastores alimentando a las ovejas habrá payasos entreteniendo a las cabras.” (Charles Spurgeon) 

Hay hombres y nombres cuya autoridad está fuera de duda. Gracias a Dios son muchos… Cada uno de ellos dejó expresado con palabras su pensamiento sobre los temas más importantes en sus vidas y ministerios. De la enorme cantidad de siervos de Dios que transformaron en ideas definidas las convicciones de sus corazones consagrados al Señor he tomado a uno, Charles Spurgeon, británico, nacido el 19 de Junio de 1834, que se convirtió a Cristo en 1850 y murió el 31 de Enero de1892. Este pensamiento de Charles Spurgeon fue encontrado casi de casualidad y sorprendentemente, concuerda con la frase que da título a esta reflexión y que utilizara en algunas predicaciones… 

Consideraciones Generales
Una de las estrategias satánicas consiste en cambiar los métodos para confrontar la verdad aunque nunca deje de combatirla. Así es como a cada uno de los importantes períodos de persecución a los cristianos que hubo en la historia, sea bajo la bandera del Imperio Romano, del Vaticano o del Comunismo, para mencionar los más importantes, le siguieron otros de tan aparente como engañosa tranquilidad… 
Creo no equivocarme si tomo como símbolo de la persecución en general al circo romano. Allí, para diversión de muchos y advertencia de todos, los cristianos que se mantenían fieles a Cristo eran envueltos en pieles ensangrentadas de ovejas y lanzados a la arena donde fieras salvajes los atacaban y despedazaban, otros eran atados a postes y embadurnados con brea para servir como verdaderas antorchas de iluminación. 
Previo a todo esto nuestras santas hermanas eran violadas salvajemente ante la vista y oído de sus padres y esposos. Todo esto inspiró a las malvadas mentes que condujeron a la formación de la “Santa Inquisición” quienes recrearon y mejoraron los métodos de crueldad y tortura, regulando su uso en manuales que existen en nuestros días y son verdaderas muestras de hasta dónde llega el Príncipe de las Tinieblas, vestido de púrpura, en su odio hacia los santos y fieles creyentes en Cristo. Después llegó el comunismo, ya en el siglo XX y es historia conocida… 
Pero quiero referirme a los períodos que siguieron a los de las duras persecuciones señaladas. 
La del Imperio Romano fue reemplazada por la imposición del cristianismo como religión oficial por Constantino. Allí comenzó la descomposición de la Iglesia. 
Príncipes, ministros, cortesanos y cortesanas de toda jerarquía, militares y aventureros decidían “hacerse cristianos” porque así convenía. También hicieron lo mismo sacerdotes paganos de los más diversos cultos… ¿Período de paz? No, otra estrategia para la misma guerra. Así nació una forma de mal llamado “cristianismo” que hoy se cuenta en unos mil millones de personas en el mundo. 
Tras el terror de la “Santa Inquisición”, que no solo afectó a Europa sino también llegó a América, comenzaron los intentos de “unir al cristianismo” y de hacer creer que la civilización llevada por los colonizadores enviados por los gobiernos franceses, ingleses, holandeses, etc. era equivalente a llevar luz a las regiones paganas, tales como India, África y el Oriente todo. Comprobado el fracaso de los dirigentes cristianos que confundieron el rumbo al pensar que uniéndose y uniendo la Iglesia a la conquista planeada por los gobiernos humanos se ganaría al mundo para Cristo, una ola de frialdad espiritual se esparció por toda Europa a tal punto, que hoy es un territorio con necesidad de misioneros habiendo sido una fuente de ellos en los siglos XVIII y XIX especialmente… 
Luego vino el comunismo y la Guerra Fría. Muchos dirigentes y denominaciones confundieron nacionalismo con cristianismo y por ello, ser cristiano significaba luchar contra el comunismo. Otra vez el mismo error… 
¿Hasta cuándo…? 
Porque una vez más los miembros de las Iglesias veían que se mezclaban intereses y propósitos santos con políticas humanas que degradaban la Verdad. 
Pero así, a grandes trazos, llegamos a nuestros días… 

CONCLUSIÓN
La guerra de las Tinieblas contra la Iglesia continuará mientras permanezcamos sobre la tierra, pero vemos una nueva forma de acción: hoy los cristianos no son llevados al circo a morir por su fe sino que el circo es llevado a los cristianos para matarles la fe. Esta estrategia le está dando muy buenos resultados al Reino de las Tinieblas, aunque fuimos advertidos de ella cuando el Señor dijo “Mirad que nadie os engañe…” 

El circo, dentro de muchas Iglesias de toda denominación ha producido gerenciadores de la distracción que organizan grandes puestas en escena, los predicadores han sido reemplazados por conferencistas, los cantores que guiaban la Congregación a la adoración fueron desplazados por músicos profesionales “en concierto” y el obrar del Espíritu cambiado por equipos de multimedia. 
¿Qué ocurrió…? 
Llegó el día anunciado en la Palabra del Señor y profetizado por Charles Spurgeon en el que “en lugar de pastores alimentando a las ovejas hay payasos entreteniendo a las cabras…” 
Me queda una pregunta para usted que es de los pocos que leerá esto: 
Con todo respeto, ¿Qué busca en la Iglesia: Alimento o entretenimiento…? 
Y a los Pastores, ¿Qué estamos haciendo: Alimentar o entretener…? 
Quiera el Señor que seamos de los que tienen una respuesta acertada. 


Escrito por Horacio Pastor y extraído de la cuenta de Facebook de "ASOCIACIÓN DE LAS IGLESIAS DE LOS CRISTIANOS DE LA FE EVANGÉLICA".

0 comentarios:

Publicar un comentario