jueves, 16 de enero de 2014


Es triste ver que algunos Ancianos (Presbíteros/Obispos/Pastores) con muchos años en el ministerio, llegan a adquirir el síndrome de todo-lo-se-y-tengo-siempre-la-razón-por-eso-no-escucho que involucra al menos dos cosas igualmente tristes:arrogancia ante sus hermanos y descuido de los incipientes ancianos que les rodean...


Leer completo en "LA VERDAD SÍ IMPORTA"

0 comentarios:

Publicar un comentario