miércoles, 11 de diciembre de 2013


Antes de que Dios nos diera salvación nuestra vida estaba caracterizada por la búsqueda de todos los deseos egoístas que dictaba nuestro pecaminoso corazón. Queríamos seguir nuestros propios sueños, vernos bien, sentirnos bien, ser sanos, famosos y acumular riquezas...


Leer completo en "TEOLOGÍA EN LLAMAS"

0 comentarios:

Publicar un comentario