jueves, 26 de diciembre de 2013



"A menudo, la unidad de la iglesia es frágil porque está construida con los materiales equivocados. 
La unidad basada en costumbres culturales y gustos personales es quebradiza: pon un poco de presión en ella y se hará pedazos. 
Pero la unidad basada en la sana doctrina es fuerte y flexible, como una casa con una sólida estructura construida sobre unos buenos cimientos. Cuando la tormenta ruja contra ella, podrá balancearse y crujirse un poco por el viento, pero permanecerá en pie. 
La sana doctrina es la sustancia y el núcleo de nuestra unidad en la iglesia. 

Por ello, deberíamos unir nuestras iglesias en torno a la verdadera doctrina bíblica, no en torno a tradiciones culturales, política o cualquier otra cosa" (Bobby Jamieson).


Desde 9MARKS EN ESPAÑOL

0 comentarios:

Publicar un comentario