jueves, 26 de diciembre de 2013



Desde la cuenta de Facebook de "ESCLAVOS DE CRISTO"


Para reflexionar
Hermanos, comparto con uds. un video del conocido teólogo Martyn Lloyd Jones hablando sobre la tan popular práctica de "llamado al altar".
¿Cuando predicamos, confiamos en el poder de Dios o la habilidad del predicador? ¿La conversión depende de nuestra elocuencia, o de la obra del Espíritu?
"Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios" 1 Co. 2:1-5.
Bendiciones en Cristo el Salvador.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario